Google+

viernes, 14 de enero de 2011

Beneficios que aporta natación a cualquier edad

La natación es uno de los deportes que más contribuye a este cometido, permitiéndonos ejercitar todos los músculos del cuerpo.
Nadar es parecido a volar, dicen muchos de los que practican o han practicado este deporte. Sucede que mientras se encuentra sumergido en el agua, el peso de nuestro cuerpo se reduce notablemente. Esto favorece claramente la actividad del sistema cardiorrespiratorio y muscular.
Al lograr que el cuerpo adquiera mayor movilidad y elasticidad dentro del agua, la natación se convierte en un deporte altamente indicado para las personas que sufren obesidad, problemas de columna, o necesitan realizar rehabilitación cardíaca y motríz.
Asimismo, sirve para descargar energías y como actividad descontracturante. La estimulación de todos los músculos corporales que tiene cabida durante el nado constituye también un tratamiento de carácter preventivo para nuestro cuerpo.
La natación reduce el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, estimulando la circulación sanguínea y ayudando a mantener una presión arterial estable. Por otra parte, genera una mayor resistencia cardiopulmonar.
Pero los beneficios no terminan aquí: la práctica del nado fortalece además los tejidos articulares, previniendo posibles lesiones, y provoca la eliminación de distintas secreciones bronquiales.
Para aquellas personas afectadas por diferentes enfermedades de carácter muscular y óseo, la práctica de la natación, teniendo en cuenta el acondicionamiento apropiado de las temperaturas del agua y del ambiente, permite obtener un mayor bienestar corporal y una mejor calidad de vida.
Al igual que en otros deportes, en la natación es necesario tener en cuenta algunas precauciones, como por ejemplo la diferenciación de las temperaturas del agua según la edad del paciente, ya que son convenientes diferentes graduaciones en niños, adultos o personas mayores.
Es imprescindible considerar además los datos de presión sanguínea y temperatura del ambiente, para poder disfrutar así plenamente del deporte, obteniendo los fantásticos beneficios que la natación tiene para ofrecernos.
Para aquellos que vean la natación como algo prescindible, hay que recordarles que no sólo les puede salvar la vida en un momento dado sino que además puede agregar a su salud muchos beneficios:
• Se desarrolla la resistencia cardiovascular.
• Fortalece los sistemas óseo y muscular.
• Contrarresta dolores de espalda, problemas por varices.
En la web
En este site se describen los beneficios de la natación, desde la óptica de las distintas edades en la que esta se practica.
Este site hace énfasis en cómo nadar periódicamente puede ser un paleativo eficaz en casos de problemas de columna vertebral  o la existencia de hernias discales.
En este site encontrarás una fórmula eficaz de la natación y la nutrición.
• Sirve como terapia física cuando la persona ha sufrido alguna lesión.
• Ayuda a desestresar a quien lo practica, a las personas con depresión, ya que es ideal para la relajación.
Grandes beneficios para los bebés Los bebés antes de su nacimiento se desenvuelven en elemento líquido. Numerosos estudios han demostrado que su continuidad durante los primeros meses de vida aporta grandes beneficios.
Desde el aspecto psicológico, el niño aprende a conocer el agua, un medio que le es completamente familiar.
El dominio paulatino de este nuevo ámbito le va dando seguridad e independencia, pero una independencia responsable que le va ayudando a adquirir una cabal noción de sus posibilidades y limitaciones.
Existen programas de natación especiales donde se enseña a los bebés y niños pequeños a nadar.
El que los niños estén familiarizados con el agua y sepan, aunque sea, mantenerse a flote sin asustarse y sin tragar agua puede salvar la vida de los pequeños en casos de caídas accidentales a piscinas. Ideal para los mayores La natación es un deporte en el que participan casi todos los grupos musculares del cuerpo. Es, por tanto, una de las mejores y más completas actividades que podamos practicar. Excelente para el sistema cardiovascular y respiratorio y para la fuerza y la resistencia muscular, incrementa la flexibilidad de las articulaciones, tonifica el cuerpo, lo relaja y, además, ayuda a perder peso.
La natación, así, resulta muy apropiada y beneficiosa, siempre que se adopten las debidas precauciones, especialmente las personas aquejadas de problemas motrices, ya que en el agua el peso del cuerpo parece aligerarse.
Antes de comenzar a practicar cualquier deporte, y la natación no constituye excepción a la regla, se recomienda consultar con el médico y someterse a un reconocimiento para que el nadador calibre hasta dónde puede llegar en su esfuerzo.
Natación para embarazadas
Son muchísimos los beneficios de la actividad acuática en las madres antes del parto y después del mismo para una recuperación física. Ayuda a los bebés a adaptarse mas rápidamente al medio natural, desarrollándose en un medio (acuático) al que les resulta más fácil ejercitarse, acomodarse y conocer su cuerpo y el medio.
La clave
1.  Es importante procurar evitar las fibras sintéticas y el calzado para piscina no especialmente diseñado que no permite transpirar al pie usando ropa interior de algodón y cambiando a menudo los calcetines. Es igualmente recomendable llevar un calzado tipo chancleta cuando caminemos por piscinas o vestuarios, nunca ir descalzo. Estas prevenciones son importantes, pues, en caso de contraer una infección por hongos, ésta suele ser bastante molesta y antiestética y su tratamiento médico es lento.
El agua, utilizada desde hace mucho tiempo como elemento terapéutico, de limpieza, revitalizante, curador, es el medio ideal para que un recién nacido se desarrolle y para que la madre se prepare o recupere físicamente para el parto o después de éste. Durante el embarazo se han de dar unos factores que faciliten la adecuación del organismo a su nuevo estado, disponiendo de buenas condiciones, antes, durante y después del parto. Los requisitos básicos a reunir para la práctica de la actividad acuática abarcarán, desde el control médico, al ambiente e higiene, etc. 

jueves, 13 de enero de 2011

Agua y las condiciones óptimas que requiere la piscina

Evite las piscinas de dudoso control higiénico y sanitario, que pueden ser causa de
serias infecciones y enfermedades.

La temperatura del agua debe rondar los 32o C, aunque puede variar un grado arriba o
abajo en función de la época del año.

El nivel de cloración ha de mantenerse entre el 0'5 y el 0'6% (frente al 1% o hasta 2 % que por lo regular se aplica  en las albercas  de adultos).

La piscina de los pequeños debe reservarse para su disfrute en exclusiva y el uso de
estos.  Jamás hay que compartir este espacio con otros usuarios.

Asegúrese que la zona de los vestuarios donde se cambia el pañal esté climatizada, temperatura regulada,  constante  y cumpla con las normas higiénicas.

Si los vestuarios se encuentran alejados de la piscina es conveniente que cerca de la
misma se disponga de un banco o lugar especial para bañar, cambiar y  vestir al niño.

Compruebe que siempre haya servicios de apoyo médicos o de emergencias  cercanos a la alberca o instalación donde se atienden los niños y que el personal que imparte las clases esté calificado de forma específica para trabajar con ellos.

Pautas a seguir en la piscina.

Las sesiones serán cortas, de 10,  15 hasta tope 30  minutos, para que el bebé se
acostumbre poco a poco. 

No conviene sobrepasar la media hora para evitar que el niño se canse pues esta actuando por reflejos que no controla y en un medio muy retador.

En cuanto a  horarios, es el bebé o el niño el que elige, el  apropiado cuidando que las sesiones de estimulación y natación no perturben el ritmo diario habitual referido a alimentos y sueño.

Si el pequeño tiene frío, está incómodo o llora demasiado limitar las sesiones e ir creciendo el tiempo gradualmente el tiempo,  una vez solucionado el problema que genera el llanto.

Nunca deje al pequeño solo cerca del agua, aunque los programas de natación para
bebés pueden enseñarle a moverse en ella, es demasiado pequeño para ser consciente
del peligro que ello conlleva, sin embargo evite transmitirle miedos o fobias con acciones o palabras.





Un niño enfermo con enfermedades infecto contagiosas,  no debe acudir a la piscina hasta que esté restablecido por completo,  usted y su pediatra será la autoridad en este caso,  no obstante  pequeños catarros, procesos post vacunación no son limitantes para acudir al centro, tampoco  los cambios de tiempos y las diferentes condiciones climáticas que imperen la vestimenta adecuada para protegerlo de cambios climáticos es más que suficiente  para prevenir su influencia.

No se establezca un determinado período de tiempo para lograr objetivos, cada niño
aprende a su ritmo. 

Los niños más pequeños pueden presentar hiperhidratación por la ingesta masiva de
agua y, derivado de ello, trastornos iónicos (la sangre se diluye y se reduce la cantidad
de sales en ella).

Otras enfermedades frecuentes, en este caso con los ojos como protagonistas, son la
conjuntivitis química por cloro, la conjuntivitis infecciosa vírica o bacteriana, y la
infección de córnea en niños que usan lentillas.

Las infecciones en la espalda (pitiriasis versicolor), en los pies por hongos, y/o diarreas
también se pueden contraer en  aguas no limpias.

martes, 11 de enero de 2011

Estimulación en el agua

El agua posibilita al pequeño posibilidades motrices. 
Uno de los objetivos de la estimulación temprana en el agua es desarrollar las habilidades del niño durante los primeros tres años de vida,que es la edad donde adquieren más conocimientos.
El niño puede desarrollar sus capacidades motoras libremente. 


Puede hacer juegos en el agua, y es importante quitarles el miedo al agua que muchos niños pueden llegar a tener. 


Puede experimentar movimientos diferentes a los que puede realizar andando, o en el suelo.

jueves, 6 de enero de 2011

Especial Viajar con niños en Bebés y más

Si tenéis hijos o esperáis tenerlos pronto, os invitamos a daros una vuelta por nuestro blog hermano sobre infancia y maternidad, pues está en marcha un Especial Viajar con niños en Bebés y más, en el que vamos dando consejos sobre cómo organizar un viaje con los peques y disfrutarlo al máximo.
Seguro que muchos ya estáis haciendo las maletas, y otros os lo estaréis pensando si hace poco que ha aumentado la familia. Pero, no hay excusa, se puede seguir viajando con niños, sin morir en el intento.
De momento, hemos hablado de los viajes de los niños en distintos medios de transporte, de las recomendaciones para preparar el viaje, viajes largos y cortos, destinos rurales o urbanos, tipos de alojamiento...
Os invitamos a conocer éstas y otras propuestas para viajar con niños en Bebés y más, pues próximamente hablaremos sobre temas relacionados con la salud, gadgets, documentación… y todo lo necesario para disfrutar del viaje en familia.