Google+

sábado, 30 de julio de 2011

Edad ideal para regresar al agua


La edad recomendable para que el pequeño de la casa disfrute de su primer baño en la piscina son los 3 a 4 meses, una vez que el bebé ya mantiene la cabeza erguida, esta primera condicionante referida a la fortaleza osea de su bebé dependerá del nivel de especialización del centro y del  instructor para trabajar con niños pequeños en el agua. Se considera que al finalizar los 3 meses posterior al ultimo ciclo de vacunas,  el  sistema inmunológico ha madurado o sea se haya fortalecido lo suficiente. 

No obstante, conviene consultar siempre con el pediatra de cabecera de la familia  su decisión de iniciar las sesiones de alberca. 

Informes natación - estimulación para bebés tel. 9616583165/68 info@delfinesybebes.com

Fuera de los falsos mitos sobre que la natación para bebés genera niños más inteligentes o
que los bebés saben nadar porque estaban en el liquido amniótico. La llamada “natación para
bebes” es una actividad muy enriquecedora para nuestro hijo o hija y para nosotros. 
Una vez superado el miedo normal a lo desconocido el pequeño disfrutara mucho más de nuevos estímulos como la  ingravidez y del contacto humano, ya sea de su nuevo amigo “el profesor”, otros amigos  y de sus propios padres. 


Informes sobre buceo y snorkeling para niños visite:


Pequeñas brazadas, grandes beneficios.


Se forman, crecen y nacen rodeados de agua. Así como el líquido amniótico es el
medio básico de enriquecimiento del bebé en el útero de la madre, el agua también lo es
desde los primeros meses de vida extrauterina. Por eso la natación es una de las actividades
físicas más completas para potenciar el desarrollo de los niños y mejorar su coordinación,
equilibrio y fuerza muscular, amén de proporcionar numerosos beneficios psíquicos. 


No obstante, la natación para bebés poco tiene que ver con nadar o aprender a nadar visto desde la natación técnica o tradicional que conocemos: esta es una excelente forma de estimular al recién nacido en el medio acuático. 



Ahora bien, este proceso no estará orientado al desarrollo de las habilidades técnicas necesarias para  los movimientos propios que requiere la práctica de la natación.  Solo se enfocará y  servirá como un acelerador  importante  para desarrollar  una rápida autonomía en el agua, dentro de los otros beneficios mencionados en este sitio.

Beneficios de la natación en los más pequeños...


La natación a edades tempranas ayuda al desarrollo psicomotor, ya que los bebés
encuentran en el agua la posibilidad de moverse de forma tridimensional, con una gran
libertad y continuidad de movimientos.

Los niños que desde pequeños acuden sistemáticamente a las prácticas adquieren nociones de desplazamiento y distancia, lo que redunda en un mayor equilibrio y coordinación motriz, además, su alineación postural se verá muy favorecida.

La natación fortalece el sistema cardiorrespiratorio de los más pequeños, mediante los
ejercicios de respiración en el agua se logra que aumente la eficiencia en la oxigenación y traslado de la sangre.


La práctica de la natación incrementa el apetito y mejora la movilidad intestinal.


Niños y bebés, incluso los más moviditos o hiperactivos, se relajan y duermen mejor
tras disfrutar de unos minutos en la piscina.

El agua estimula la capacidad de juego de los bebés, lo que resultará muy ventajoso
en su aprendizaje futuro, ya que desarrollan una percepción más amplia del mundo en
el que viven  y por lo tanto son más creativos y observadores.

En el agua el niño empieza a conocer sus posibilidades y limitaciones y desarrollará gradualmente su seguridad.

La actividad acuática en común mejora y fortalece la relación afectiva y cognitiva entre
el bebé y sus padres.

El medio acuático está recomendado sobre todo en niños con problemas de salud que
dificultan su natural movilidad. Es el caso de los menores que sufren daños en la
columna y precisan de silla de ruedas, e incluso, en aquellos casos de obesidad
infantil.

Empiece las clases cuando se sienta seguro, teniendo en cuenta que a partir de los 8 ó
9 meses el bebé perderá algunos reflejos innatos determinantes y precisará
aprenderlos. (Hasta los 4 meses de vida el bebé conserva una serie de capacidades
que favorecen su adaptación al medio acuático). 

Los recién nacidos se caracterizan por su capacidad de flotar, de mover su cuerpo dentro del agua de forma relajada y de mantener el reflejo de apnea basado en cerrar la glotis, de manera que no tragan agua ni experimentan la sensación de atragantarse.

No cree falsas expectativas. 


Hasta los 3 ó 4 años los niños son incapaces de llegar  nadar como un adulto. Hasta entonces son demasiado pequeños para desarrollar una autonomía con conocimiento en el agua y adquirir los movimientos propios de la natación. Sin embargo con un trabajo sistemático y conjunto padres-acuática,  niños muy pequeños pueden desarrollar su autonomía en el agua. Ver más detalles en http://www.youtube.com/user/Fenixtraveler


Condiciones óptimas que requiere  la piscina

Evite las piscinas de dudoso control higiénico y sanitario, que pueden ser causa de
serias infecciones y enfermedades.

La temperatura del agua debe rondar los 32o C, aunque puede variar un grado arriba o
abajo en función de la época del año.

El nivel de cloración ha de mantenerse entre el 0'5 y el 0'6% (frente al 1% en las de
adulto).

La piscina de los pequeños debe reservarse para su disfrute en exclusiva y el uso de
estos bajo supervisión y recomendación del monitor. Jamás hay que compartir
este espacio con otros usuarios.

Asegúrese que la zona de los vestuarios donde se cambia el pañal esté climatizada y
cumpla con las normas higiénicas.

Si los vestuarios se encuentran alejados de la piscina es conveniente que cerca de la
misma se disponga de un banco o lugar especial para desnudar y vestir al niño.

Compruebe que siempre haya monitores o socorristas cerca de los niños y que el
personal que imparte las clases esté cualificado de forma específica para trabajar con
ellos.

Pautas a seguir en la piscina.

Al inicio del curso las sesiones serán cortas, de 10 ó 15 minutos, para que el bebé se
acostumbre poco a poco. 

No conviene sobrepasar la media hora para evitar que el niño se canse.

En cuanto a los horarios, es el bebé o el niño el que elige, lo apropiado es que las sesiones de natación no perturben el ritmo diario habitual referido a alimentos y sueño.

Los primeros días es recomendable que el menor entre y salga del agua despacio y con
calma para que no se asuste.

 Si el pequeño tiene frío, está incómodo o llora demasiado limitar las sesiones e ir creciendo gradualmente el tiempo una vez solucionado el problema que genera el llanto.

Nunca deje al pequeño solo cerca del agua. Aunque los programas de natación para
bebés pueden enseñarle a moverse en ella, es demasiado pequeño para ser consciente
del peligro que ello conlleva.

Un niño enfermo con enfermedades infecto contagiosas,  no debe acudir a la piscina hasta que esté restablecido por completo,  usted y su pediatra será la autoridad en este caso,  no obstante  pequeños catarros, procesos post vacunación no son limitantes para acudir al centro, tampoco  los cambios de tiempos y las diferentes condiciones climáticas que imperen la vestimenta adecuada para protegerlo de cambios climáticos es más que suficiente  para prevenir su influencia.

No se establezca un determinado período de tiempo para lograr objetivos, cada niño
aprende a su ritmo. 

Los niños más pequeños pueden presentar hiperhidratación por la ingesta masiva de

agua y, derivado de ello, trastornos iónicos (la sangre se diluye y se reduce la cantidad
de sales en ella).

Otras enfermedades frecuentes, en este caso con los ojos como protagonistas, son la
conjuntivitis química por cloro, la conjuntivitis infecciosa vírica o bacteriana, y la
infección de córnea en niños que usan lentillas.

Las infecciones en la espalda (pitiriasis versicolor), en los pies por hongos, y/o diarreas
también se pueden contraer en  aguas no limpias.

La edad apropiada para una primera toma de contacto con el agua

La edad recomendable para que el pequeño de la casa disfrute de su primer baño en la
piscina son los 3 a 4 meses, una vez que el bebé ya mantiene la cabeza erguida, esta primera condicionante referida a la fortaleza osea de su bebé dependerá del nivel de especialización del centro y del  instructor para trabajar con niños pequeños en el agua.

Se considera que al finalizar los 3 meses posterior al ultimo ciclo de vacunas,  el  sistema inmunológico ha madurado o sea se haya fortalecido lo suficiente. 

No obstante, conviene consultar siempre con el pediatra de cabecera de la familia  su decisión de iniciar las sesiones de alberca.

domingo, 24 de julio de 2011

Los temores en los niños es algo que ocurre


Los temores en los niños es algo que ocurre con bastante frecuencia, ellos pueden ser diversos como por ejemplo a la oscuridad, a los animales, a los extraños, a los payasos, a las tormentas etc. Leer además (Expresión Corporal Infantil)
Los temores acompañan a los niños casi desde el primer año de edad, hasta los seis o siete años de edad dependiendo  de la seguridad que les proporcione el medio donde se crean.
Los miedos van cambiando de acuerdo a la edad. Nosotros como padres y educadores debemos estar atentos a que le teme el niño y en que se fundamenta ese temor; a lo mejor pueden ser temores creados por su imaginación o en el peor de los casos puede tratarse de un indicio de abuso sexual.
En nuestro medio es bastante común atemorizar con expresiones  como ahí viene el coco, se lo va llevar la bruja, el loco, e l gato etc.;  pero por ningún motivo se  debe infundir temor a los niños,  suficiente tienen ellos con los propios, por el contrario motívelos a afrontarlos, explíquele el porqué de las cosas a las que le temen. Infúndale seguridad y tranquilícelos.
Los padres a veces somos los culpables de los miedos e inseguridades de nuestro hijos, ya que en todo vemos el peligro, siempre estamos alertándolo y en muchas ocasiones sin necesidad; no los dejamos realizar cosas por si solos, no lo dejamos pensar por sí mismos, les transmitimos nuestra fobias a los roedores, insectos y demás. Luego vienen las consecuencias cuando vemos personas adultas que no afrontan nada, no toman riesgos, inseguras para tomar cualquier decisión.
Afrontar los miedos con sus hijos exige mucha paciencia y acompañamiento constante, cuando un temor va más allá que vemos que se nos sale de las manos es mejor consultar un especialista.
Una metodología que funciona para trabajar dentro de las aulas, se trata de realizar un proyecto donde se inicia indagando sobre los temores de los niños y el por qué de ellos. Luego por medio las expresiones graficas se trabaja el color negro que lo relaciona con la muerte, los fantasmas, la oscuridad.
Después se trabajara la expresión corporal de los personajes de miedo como vampiros, duendes, esqueletos, la muerte. Elaboración de disfraces y escenografías.
Dentro de la estrategia pedagógica está siempre presente el humor como  herramienta básica del quitamiedos, el apoyo físico de abrazos y palabras cariñosas  cuando existan síntomas de pánico o temor. Para finalizar el proyecto se puede realizar un festival del miedo donde los niños se disfrazaran y personificaran diferentes roles del miedo. La mejor manera de vencer el miedo  es afrontándolo y con los niños la mejor manera el por medio del juego donde sus temores puedan ser parte de la diversión.
Espero que les guste este artículo.

sábado, 9 de julio de 2011

Sacando carácter

mamá pediatra en Diario de una mamá pediatra - Hace 1 semana
El otro día fui al cole de mis hijas a hablar con una de las señoritas y justo coincidió el momento en el que los niños de la clase de Laia y los del otro tercero, bajaban al patio. Observando cómo bajaban por la escalera, una es capaz de extraer muchas conclusiones: está quien parece siempre despistado, el intrépido que baja las escaleras de tres en tres, las niñas que no pierden su pose femenina, quienes aprovechan para seguir conversaciones históricas. Cuando me veían, también sus reacciones eran curiosas. Hubo quién me dió efusivos saludos, quién me vió y miró hacia otra parte... más »