Google+

sábado, 31 de marzo de 2012

Los mejores alimentos para los chicos a la hora del deporte

Una alimentación equilibrada es la base de una buena dieta. Pero ante situaciones concretas, como participar en actividades deportivas, ¿qué tipo de alimentos debe tomar un niño para conseguir un aporte de energía extra?

El desgaste que se produce en la vida diaria de un niño cuando no tiene programada una actividad deportiva es grande, pero si además es de esos días en los que la natación, un entrenamiento deportivo, ballet o los patines forman parte de su agenda es aún mayor. Mantener una dieta equilibrada es el objetivo; que tenga los aportes necesarios para cubrir su actividad física e intelectual es fundamental.

Mercedes Blasco, especialista en alimentación natural, señala que con frecuencia las dietas de los niños son monótonas o están demasiado desequilibradas debido "a un exceso de dulces y grasas saturadas".

Blasco, autora del libro "Los nuevos desayunos naturales", hace especial hincapié en que los niños que no desayunan adecuadamente sufren repercusiones en su desarrollo, estado psíquico, emocional y en su rendimiento escolar.

A partir de los dos años y medio, indica, los niños tienen que tener un desayuno variado. La leche con galletas es fantástica, pero también se puede engrandecer un vaso de leche con copos de trigo o con tostadas integrales y mantequilla y mermelada; un yogurt con fruta fresca o con nueces y una magdalena de harina integral; una macedonia de frutas con yogurt y un cereal germinado con miel; quién hace ascos a una compota de manzana, algo de queso fresco con miel o membrillo y un poco de plan integral y a unas natillas y algo de fruta.

BUENOS HABITOS

Marisa Vidal Guevara, Jefa de Comunicación Científica Instituto de Nutrición Infantil Hero Baby, señala lo importante que es inculcar buenos hábitos nutricionales a los bebés "desde el momento en que se introducen los primeros alimentos distintos de la leche materna o fórmula infantil".

Y argumenta que los padres inducen a los gustos futuros de los niños, pues "está demostrado que bebés que de pequeños fueron alimentados con productos demasiado dulces o salados, solían preferir lo mismo en la adolescencia, lo que demuestra la fuerte y directa influencia del periodo inicial de aprendizaje".

Alicia Aguilar Martínez, directora del Máster Universitario en Salud y Nutrición de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya), explica que los niños deben de hacer como mínimo una hora al día de ejercicio físico, aunque "lo ideal sería un par de horas".

La nutricionista apunta a que la vida de un niño "debería ser activa" en sí misma y el problema que se han ido encontrado los especialistas es que los pequeños han dejado de tener la actividad que requiere la infancia tanto a nivel emocional, como para ayudar a descargar tensiones, como desarrollo de crecimiento. "Para el desarrollo de los huesos la actividad física es importante".


DESAYUNO ENERGETICO

Aguilar indica que un buen desayuno debería incorporar 25 por ciento de las calorías que van a ingerir a lo largo de día. "Las prisas a veces no permiten consumir un desayuno en calma, pero sería lo ideal y complementarlo en el patio con un tentempié a media mañana".

Según Marisa Vidal las recomendaciones energéticas de los niños están establecidas por los órganos competentes. Una de las fuentes más consultadas sobre este tema es el Instituto de Medicina Americano, para el que un aporte energético adecuado se consigue con la ingesta de calorías necesarias, a través de la dieta, para cubrir las necesidades que requiere el metabolismo, crecimiento, actividad física y termorregulación del niño, así como el gasto energético propio del consumo de alimentos. Si esta ingesta no es adecuada diariamente, pueden verse comprometido el crecimiento y desarrollo adecuado del niño.

Una forma rápida de calcular, en líneas generales, la energía que necesita cada niño es añadir a 1.000 cien por cada año: un niño de tres debería tomar 1.300 calorías diarias; de ocho 1.800. Este cálculo es válido entre "los cuatro y 10 años", comenta Aguilar.

La nutricionista desaconseja los desayunos ricos en proteínas y grasa, "porque producen una digestión más pesada".


CANSANCIO

Si las calorías se distribuyen mal a lo largo del día pueden producirse "bajones", es el caso de los niños que no desayunan y a lo largo de la mañana pueden sentirse cansados. "Es posible que coma bien, pero ha pasado una franja de al menos 15 horas en las que no ha consumido ningún alimento lo que le provoca un descenso de glucosa".

Cuando los más pequeños acusan un excesivo cansancio puede tener que ver con la alimentación y si está en la adolescencia "habría que mirar especialmente si carece de algún mineral como el yodo, hierro o zinc y de vitaminas A, D, C, porque está relacionado con el crecimiento y formación de tejidos".

La fruta es fundamental, cuenta la nutricionista, en esta etapa "les viene bien todas. Cuanta más variedad de alimentos se incluya en su dieta mejor".

RECOMENDACIONES

Recomienda ingerir piezas de fruta enteras, mejor que zumos "porque así se evita comer otro alimento, sacian más", y añade "mejor un zumo natural que nada" y si son envasados, sin azúcares añadidos.

"Hemos derivado la obtención de glucosa a través de azucares simples. Olvidamos que se encuentra en el arroz, la papa, pasta, legumbre o pan".

Los frutos secos recomienda comerlos a partir de tres o cuatro años "cuando no corren riesgo con las alergias y con el masticado", aprovechando su alto nivel energético y su riqueza en magnesio.

Doctora en biología, Aguilar, apuesta por un consumo racional de los alimentos. "Nada de grandes comilonas. La opción de plato principal con varias mezclas, en lugar de dos platos principales es ideal para tomar todo tipo de alimentos".

"Lo principal es no tomar un exceso de unos alimentos en detrimento de otros. No hay que obsesionarse con el número de lácteos o frutas que ingieren si no tomar un poco de todo".

"La sopa es fantástica para la noche. Deben hacer una buena cena" y puede incorporar hidratos y proteínas "y además hay que tener en cuenta su aporte de agua", dice.