Google+

lunes, 25 de febrero de 2013

Programa de Estimulación y Seguridad Acuática MundoAqua®



MundoAqua® ofrece en esta primera fase su Programa de  Estimulación y Seguridad  Acuática (antes Delfines y Bebés) Lúdica  y naturalmente  niños desde muy temprana edad,  desarrollan habilidades y se sientan seguros en medio acuático, no es un programa tradicional de enseñanza de natación sino  un programa integral que usa el medio acuático para el desarrollo integral del niño. 


Igualmente  si deseas realizar prácticas de Snorkeling- Buceo  adultos o  niños a partir de 10 años y adultos todas las edades, actividades 100% seguras y de calidad, bajo los estándares Scuba Schools International (SSI) o probar el buceo solicita  esta experiencia con el Prueba el Buceo (Try Scuba),ven  y disfruta esta experiencia, de la ingravidez y el estar bajo el agua respirando !!!   Más en www.delfinesdivers.com.

domingo, 24 de febrero de 2013

Berrinches?


Limites y berrinches

¿cómo se pueden establecer límites ante un niño que hace  berrinches?

El berrinche es muy común en los niños. Es frecuente que al ver a un niño haciendo uno pienses que sea un mal educado, que está muy consentido o que los padres no le están poniendo límites muy claros, pero ¿qué hay detrás de ese berrinche?, ¿si tienes un hijo así, quiere decir que eres mal padre?, ¿por qué los niños son berrinchudos?, ¿cómo se pueden establecer límites ante un niño que hace berrinches?
El berrinche es la expresión de un deseo frustrado por querer tener algo que no se tiene o que no se puede llegar a tener; es decir, es un deseo intenso de frustración. Si tienes un hijo que hace berrinches no quiere decir que seas mal padre, más bien tu hijo quiere algo que no tiene. Si sabes que lo mejor para él es que no tenga determinada cosa, entonces no se lo des. Es importante cuidar lo que uno le da a sus hijos y tener muy claro por qué se le da, ya que el niño, a través del berrinche, lo único que busca es que se le cumpla un deseo frustrado.
El berrinche busca desesperar al padre para que ceda ante la frustración del niño. Tienes que aprender a ser paciente con él y saber que lo que quiere es desesperarte y que cumplas su deseo. Si tú como padre lo sabes y tienes paciencia,  será mucho más difícil que caigas en su juego, pero si el niño se da cuenta que le funciona, lo seguirá haciendo. Es en esos momentos en los que se tiene que poner un límite. Es importante explicarle al niño lo que está pasando y lo que está sintiendo. Como padre, recuerda que siempre hay que “digerirle” al niño las emociones que aún no comprende, pero para poder explicárselas y lograr que te entienda y  te escuche, es necesario poner ciertos límites antes.
Los límites consisten en una línea que se establece entre lo permitido y lo no permitido. Si el niño cruza esa línea y entra al terreno de lo no permitido, por más que te duela, tienes que hacerle ver que habrá consecuencias. Asimismo, los límites con los niños tienen que ser muy claros, es importante que tu pequeño sepa que si hace algo tendrá  consecuencia. En este sentido, si sabe lo que le espera, es más probable  que se auto controle.
Lo impredecible es lo peor para un niño, por eso los límites que pones como padre tienen que tener una consecuencia que vaya de acuerdo a la acción que hizo, y explicarle qué fue lo que hizo mal. Es muy común que como padre pienses que tu hijo no entenderá algo porque aun es un niño. No caigas en este error tan común, porque entonces sólo provocarás que la angustia del chico aumente y le genere mucho enojo.
Los niños pasan por encima de estos límites al hacer un berrinche y, cuando esto sucede,  recuerda que tienes que transmitirle la consecuencia que va a tener dicha actitud y no ceder ante su deseo. Parecerá que el niño te odia, que eres un mal padre, que no sabes poner límites y que lo estás mal educando, pero no te confundas, en realidad le estás haciendo mucho bien. Puede ser muy doloroso como padre ver a tu hijo en un estado de ira, pataleando, pegando y aventando cosas, pero en esos momentos ten presente que en tu experiencia como padre lo único que buscas es el bien de tu hijo y que muchas veces te dolerá hacer algo aunque sea para bien.
Por ejemplo, si tu hijo quiere que le compres un juguete y tú como padre no puedes o sabes que ese juguete no es apropiado para su edad o que no le va a dar un buen uso, el niño se soltará a llorar porque tú no le has comprado el juguete. Si tú en ese momento le explicas al niño por qué no se lo vas a comprar, puede ser que se tranquilice y entienda, o bien puede reaccionar aún con más berrinche, pensando que su padre es malo porque no le quiere comprar el juguete. En ese momento es importante que pongas un límite y le digas que se tiene que comportar y entender que no se lo vas a comprar, y qué es lo que va a pasar si no deja de hacer berrinche.
Otra manera de resolver el conflicto es a través de la negociación. Es de suma importancia que le enseñes a tu hijo a negociar. Si tu niño quiere ese juguete tú le explicarás por qué no se lo vas a comprar pero le das la opción de escoger alguna otra cosa que vaya de acuerdo a su edad y sea más apropiado. De esta manera, se resuelve el conflicto cumpliendo el deseo del niño pero en un punto medio. Se satisface su deseo de tener algo, pero de una manera en la que tú quedas satisfecho.
Consejos:
  • Acuérdate de que todos los niños hacen berrinche. Es algo común y si tu chiquito lo hace, no quiere decir que seas un mal padre.

  • No te desesperes. El fin del berrinche es que caigas en la desesperación y cumplas el deseo de tu hijo.

  • En los berrinches que son puros caprichos, no cedas. Si sabes que cumplirle ese deseo a tu hijo no le va a hacer ningún bien, no se lo cumplas.

  • No importa cuánto te duela como padre; en ocasiones tendrás que enojar, decepcionar y frustrar a tu hijo, por su propio bien.

  • Recuerda que los límites tienen que ser claros y deben existir consecuencias que vayan de acuerdo a lo que hizo el niño.

  • Explícale lo que le pasa y lo que está sintiendo. De esta manera, él podrá comprenderlo mejor.

  • Lo impredecible es muy malo para los niños;  déjale muy claro qué es lo que se espera de él y qué es lo que va a pasar si sobrepasa el límite.

  • Una manera de resolver un berrinche es a través de la negociación. Enséñale a tu hijo a negociar y busca llegar a ese punto medio en el que se satisface su deseo pero de una manera apropiada.

    Psic. Pablo Guerrero Ibargüengoytia
    Miembro de la SOCIEDAD PSICOANALÍTICA DE MÉXICO (SPM)
    www.spm.org.mx
    Clínica de asistencia a pacientes México D.F.:
    Teléfonos: (+52-55) 5553 3599,  5286 6550     
      




Informes sobre Estimulación Acuática para niños y/o, bebés contactar a info@delfinesybebes.com. Para cursos de buceo snorkeling, o buceo scuba contactar en el 961 2387094 o enviar un mail a info@delfinesdivers.com Ofrecemos programas flexibles en tiempo, buscamos que el tiempo del curso se acomode a las necesidades del cliente, sea individual, empresa, instituto o universidad. Para familias que posean alberca propia pueden aprender a bucear en su propio hogar.

miércoles, 20 de febrero de 2013

Australia Research Project by Griffith University in Queensland


 The Sydney Morning Herald recently published an article (12/1/13) letting us know that according to a Griffith University study, “children under five who have swimming lessons develop better language, literacy and numeracy skills and are likely to be more prepared for school”. Many of our parents and children were involved in this study and as swimming teachers and coaches we always knew what a ‘good thing’ swimming is for everyone.
The four-year study surveyed almost 7000 parents of children from Australia, New Zealand and the United States.  They independently assessed 177 children aged three, four and five. The children surveyed, unsurprisingly, who had had swimming lessons performed better in tests of physical skills (not ‘ball handling’). The article goes on to say that “these children also scored significantly better in literacy, numeracy, mathematical reasoning, visual motor skills like cutting paper, drawing lines, and coloring in; and oral expression”. Professor Jorgensen feels “quality swimming lessons are rich in opportunities for learning beyond swimming skills…which may help in the transition to school”.The study also showed that when children begin immersing, it does not really matter if they swallow, sputter of cough out during the first few swims, what is important is that they discover from their mistakes how to succeed, in other words, when going inside the water be prepared to hold your breath. The fear to water is taught, and it generally stems from the fear that a parent or caretaker reflects upon the child; it is necessary to dwell on the solution, which is hold breath and spit water out. The early data has also shown that an important consideration in the achievements of children is the type of swim school they attend. Jorgensen says that “the swim environment and swim teachers/lessons need to be of consistently high quality” and warns that the industry is unregulated, with considerable variation among swim schools. We at the Billabong Swim School pride ourselves in giving you ‘quality and caring’ lessons!!

Informes sobre Estimulación Acuática para niños y/o, bebés contactar a info@delfinesybebes.com. Para cursos de buceo snorkeling, o buceo scuba contactar en el 961 2387094 o enviar un mail a info@delfinesdivers.com Ofrecemos programas flexibles en tiempo, buscamos que el tiempo del curso se acomode a las necesidades del cliente, sea individual, empresa, instituto o universidad. Para familias que posean alberca propia pueden aprender a bucear en su propio hogar.

viernes, 1 de febrero de 2013

MundoAqua® desde el embarazo hasta el buceo

Estimulación y Seguridad acuática para niños 

Fuera de los falsos mitos sobre que la natación para bebés,  nuestra propuesta va encaminada en primer lugar a que el medio acuático sea un lugar de placer y juego para los niños no importa las edades,  confieso que es la primera vez que puedo escribirla, aunque siempre que tengo la oportunidad de conversar con los padres de los niños que tengo la gran oportunidad de dar clases