Google+

Beneficios

Natación, Estimulación Temprana, Desarrollo motriz  y lo principal Seguridad Acuática.

Grandes beneficios para los bebés  Los bebés antes de su nacimiento se desenvuelven en elemento líquido. Numerosos estudios han demostrado que su continuidad durante los primeros meses de vida aporta grandes beneficios.
Desde el aspecto psicológico, el niño aprende a conocer el agua, un medio que le es completamente familiar.
El dominio paulatino de este nuevo ámbito le va dando seguridad e independencia, pero una independencia responsable que le va ayudando a adquirir una cabal noción de sus posibilidades y limitaciones. Existen programas de natación especiales donde se enseña a los bebés y niños pequeños a nadar.
El que los niños estén familiarizados positivamente y desde muy pequeños con el agua, puedan desplazarse, mantenerse a flote, para respirar, llegar a sitio seguro  sin asustarse sin tragar agua puede salvar la vida de los pequeños en casos de caídas accidentales a piscinas. 


Ventajas observadas en los niños que pasan el Programa Estimulación Temprana y Seguridad Acuática.

Mayor y más natural familiarización del niño con el medio acuático en condiciones de juego sin presiones al tiempo del niño

Mejor dominio de  las habilidades motrices acuáticas conservando sus propias habilidades naturales, ya que no se olvidan importantes reflejos naturales que acompañan al neonato.

Adquieren  Autonomía y Herramientas de Seguridad  en el medio acuático, previo a  la Técnica de Natación lo cual lo hace más seguro y rápido evitando riesgos durante esta interacción. 

Conocen  y valorar su propio cuerpo en su real dimensión y uso para explorar y beneficiarse de sus habilidades  motrices dentro del agua.

Quedan mejor preparados para sesiones grupales y mejor adaptación a escuelas tradicionales de natación enfocadas a la natación competitiva.

Aman el medio acuático por encima de otras actividades o propuestas lo cual garantiza su continuidad como nadadores profesionales o amateurs que no se queman a medio camino. 

Pueden lograr una mejor y mayor entendimiento y asimilación de las técnicas tradicionales de enseñanza de la Natación, ya que conservaron habilidades innatas del ser humano desde su gestación y nacimiento.

Logran con mayor facilidad combinar un estilo que fue desarrollado desde edades muy tempranas con nuevos requerimientos técnicos sin perder el gusto y placer que proporciona el medio acuático pues nunca se despegaron del mismo ni tuvieron que re aprender habilidades naturales con las que nace el ser humano

Nadar, caminar en el agua, jugar en ella, incluso solo flotar en un medio acuático fortalecerá el sistema óseo, protegerá tú corazón y mantendrá la báscula de la salud  a  favor de la personaNadie duda que la actividad física es una de las mejores maneras para mantenerse joven y saludable. 
La natación, en cualquiera de sus variantes,  es uno de los deportes que más contribuye a este cometido, permitiéndonos ejercitar todos los músculos del cuerpo. Nadar es parecido a volar, dicen muchos de los que practican o han practicado este deporte. 
Sucede que mientras se encuentra sumergido en el agua, el peso de nuestro cuerpo se reduce notablemente. Esto favorece claramente la actividad del sistema cardiorrespiratorio y muscular. Al lograr que el cuerpo adquiera mayor movilidad y elasticidad dentro del agua, la natación se convierte en un deporte altamente indicado para las personas que sufren obesidad, problemas de columna, o necesitan realizar rehabilitación cardíaca y motriz.

Asimismo, sirve para descargar energías y stress de  la vida moderna. La estimulación de todos los músculos corporales que tiene cabida durante el nado constituye también un tratamiento de carácter preventivo para nuestro cuerpo. La natación reduce el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, estimulando la circulación sanguínea y ayudando a mantener una presión arterial estable. Por otra parte, genera una mayor resistencia cardiopulmonar.
Los beneficios no terminan aquí: la práctica del nado fortalece además los tejidos articulares, previniendo posibles lesiones, y provoca la eliminación de distintas secreciones bronquiales.
Para aquellas personas afectadas por diferentes enfermedades de carácter muscular y óseo, la práctica de la natación, teniendo en cuenta el acondicionamiento apropiado de las temperaturas del agua y del ambiente, permite obtener un mayor bienestar corporal y una mejor calidad de vida.
Al igual que en otros deportes, en la natación es necesario tener en cuenta algunas precauciones, como por ejemplo la diferenciación de las temperaturas del agua según la edad ya que son convenientes diferentes graduaciones en bebés,  niños, adultos o personas mayores. 

Es imprescindible considerar además los datos de presión sanguínea y temperatura del ambiente, para poder disfrutar así plenamente del deporte, obteniendo los fantásticos beneficios que la natación tiene para ofrecernos. 

Ideal para los adultos mayores, la natación es un deporte en el que participan casi todos los grupos musculares del cuerpo. Es, por tanto, una de las mejores y más completas actividades que podamos practicar. Excelente para el sistema cardiovascular y respiratorio y para la fuerza y la resistencia muscular, incrementa la flexibilidad de las articulaciones, tonifica el cuerpo, lo relaja y, además, ayuda a perder peso. La natación, así, resulta muy apropiada y beneficiosa, siempre que se adopten las debidas precauciones, especialmente las personas aquejadas de problemas motrices, ya que en el agua el peso del cuerpo parece aligerarse. Antes de comenzar a practicar cualquier deporte, y la natación no constituye excepción a la regla, se recomienda consultar con el médico y someterse a un reconocimiento para que el nadador calibre hasta dónde puede llegar en su esfuerzo.

Para aquellos que vea la natación como algo opcional hay que recordar que esta actividad  no sólo nos ayudar a puede salvar la vida en un momento dado sino que además puede integrar a nuestra su salud muchos beneficios:

Se desarrolla la resistencia cardiovascular.  

Fortalece los sistemas óseo y muscular. 

Contrarresta dolores de espalda, problemas por varices. 

Sirve como terapia física cuando la persona ha sufrido alguna lesión. 

Ayuda a desestresar a quien lo practica, a las personas con depresión, ya que es ideal para la relajación.